Foros Blog Libro de visitas Favoritos

 

 

Lavarse las manos a diario podría salvar la vida de los cerca de dos millones de niños menores de cinco años que mueren cada año en los países en desarrollo a causa de enfermedades diarreicas, pero para hacerlo deberían tener asegurado el acceso a agua y redes de saneamiento. La jefa de agua y saneamiento de UNICEF, Clarissa Brocklehurst, explicó hoy que las diarreas son la segunda causa de mortalidad infantil en los países pobres, por detrás de la neumonía, y subrayó la importancia que tiene una higiene básica que sólo puede ser garantizada con agua de calidad y saneada.

El pabellón de iniciativas ciudadanas de la Exposición Internacional de Zaragoza, conocido como El Faro, reflexiona esta semana sobre la relación entre el agua y los colectivos vulnerables en una serie de actividades y conferencias, coordinadas por UNICEF, que fueron presentadas hoy en una rueda de prensa. Brocklehurst abogó por afrontar el hecho de que el desafío no está en levantar grandes infraestructuras de cemento, sino en adoptar cambios de mentalidad y comportamiento.

La responsable de esa agencia de la ONU dedicada a la infancia reclamó saneamiento y "váteres sencillos" para las escuelas de los países en desarrollo y recordó que el acceso al agua potable es uno de los Objetivos del Milenio aprobado hace unos años por la ONU. Señaló también que lograr ese objetivo es fundamental para alcanzar otros, como el de la nutrición, que precisa de un entorno higiénico, o la incorporación de la mujer al mercado laboral, si pudiera escolarizarse en lugar de tener que ir a buscar agua.

Con el eslogan "El agua es una mujer indígena de menos de 10 años. ¿Lo sabías?", El Faro tratará de sensibilizar sobre la necesidad de impulsar políticas e inversiones para llevar agua a los más necesitados. Según la directora del comité español de UNICEF, Paloma Escudero, la infancia es el colectivo más vulnerable, por delante de las mujeres y los ancianos.

Escudero dijo que con 10.000 millones de euros (unos 15.600 millones de dólares), el dinero que gasta un Gobierno en paliar los efectos de las crisis financieras, podría solucionarse este problema, y señaló que por cada dólar invertido en saneamiento se ahorran 9,1 en gastos sanitarios.
Durante esta semana en El Faro, UNICEF acercará su trabajo en temas como "Desarrollo y supervivencia de la primera infancia" y "Agua e inversión en la infancia", mientras que otras organizaciones como Medicus Mundi tratarán sobre "Agua para comunidades indígenas" o el cólera como enfermedad social

Fuente: EFE



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.