Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Seguramente tú también te has visto tentado ante la ilusión de bajar de peso en poco tiempo y con el mínimo esfuerzo. De ahí que surja en ti la necesidad de comprar los productos que se ofrecen como “mágicos” o “milagrosos”, si es que de eliminar esos kilos de más se trata. Las promesas siempre son las mismas: “baja de peso sin dejar de comer”, “el jabón que derrite la grasa”, “en 15 minutos reduce una talla”, y así muchas más. Ante estas ilusiones, las personas que desean reducir su peso se abalanzan ante las infinitas posibilidades que existen actualmente para cumplir su objetivo; sin embargo, al pasar de los días se dan cuenta de que no ofrecen ningún resultado, y que si logran bajar de peso, lo recuperan al poco tiempo.

¿Por qué pasa esto? En realidad es sencillo, y pasa porque el único fin de estos productos es comercializar un modelo físico esbelto, dejando completamente de lado la salud, por lo que muchos de los jabones, polvos, cremas, pastillas, etc., tienen consecuencias importantes sobre tu organismo. Lo veremos más adelante; pero, por ejemplo, algunos artículos son fabricados con fibras naturales que aceleran el tránsito intestinal, lo que repercute en la absorción de nutrientes; otros, como las fajas, sólo propician la pérdida de agua y no de grasa, lo cual puede ser peligroso pues puede llevarte a una deshidratación; y ni hablar de las dietas rápidas para adelgazar, que son muy riesgosas.

Ahora, para que conozcas más del tema, te presentamos una lista de los medicamentos y métodos que se emplean comúnmente para reducir el peso corporal, así como sus posibles efectos:

Estimulantes de la tiroides: logran que esta glándula secrete mayor cantidad de tiroxina, hormona que es útil para el aprovechamiento de los nutrientes. Al acelerarse esta actividad, se incrementa la capacidad para asimilar sustancias nutritivas y también para quemar grasa.
Consecuencias: disminución de la actividad de la tiroides, es decir, hipotiroidismo, el cual es un padecimiento que no se cura, por lo que el paciente tiene que estar en tratamiento de por vida.

Anfetaminas: inhiben la sensación del apetito a nivel cerebral.
Consecuencias: incremento en la frecuencia cardíaca, aumento de la presión arterial y temperatura corporal, comportamiento agresivo y adicción. Por estas razones, están prohibidas en muchos países.

Diuréticos: son pastillas o hierbas que estimulan la pérdida de líquidos a través de la orina, con lo que se logra un descenso acelerado de peso.
Consecuencias: cansancio, mareos, presión arterial baja y, cuando se pierde demasiado potasio, se compromete el ritmo cardíaco.

Fibra: quizá sea el producto menos perjudicial, ya que se trata de hidratos de carbono que el organismo no puede digerir y que dan la sensación de saciedad.
Consecuencias: cuando no se acompaña con suficiente consumo de líquidos y actividad física, hace que la materia fecal sea más seca y ocasione molestias gastrointestinales importantes, como estreñimiento o diarrea.

Hierbas: aquí entran los productos que están hechos a base de plantas. Aunque se presentan como de origen vegetal, eso no quiere decir que estén exentos de riesgos.
Consecuencias: muchos de estos productos contienen sustancias estimulantes que ocasionan ansiedad, hiperactividad e insomnio. Además, su abuso puede dañar permanentemente a la glándula tiroides; así como producir resequedad en la boca, deficiencia respiratoria, falta de reflejos, enrojecimiento y resequedad en la piel, dificultad para orinar, elevación de la temperatura corporal, dilatación de pupilas y alucinaciones.

Cápsulas: pueden hacer que una persona baje hasta 12 kilogramos en un mes, y se asegura que su contenido es inofensivo.
Consecuencias: lo cierto es que en su interior incluyen un embrión de la lombriz solitaria. Este parásito mide aproximadamente tres metros, come todo lo que consume el huésped, en el momento menos esperado puede salir por la boca, destruye los intestinos y es posible que ocasione la muerte.

Estimuladores eléctricos: son promocionados para perder peso y tonificar los músculos.
Consecuencias: si se usan incorrectamente pueden causar fuertes quemaduras; además, sólo tienen uso legítimo en terapia física.

Dietas: pueden ser las que se basan en el consumo de un solo alimento, aquellas conocidas como “dietas de hambre”, las que se basan en el consumo de grasas, carnes y pocos cereales, etc.
Consecuencias: ocasionan descompensaciones importantes para el organismo, causan deficiencias de vitaminas y minerales, aceleran el metabolismo, pueden ocasionar infartos u obstruir alguna vena del cerebro.


Otros productos:

Vendas: las ofrecen con soluciones de aminoácidos, éter y colágeno, entre otros compuestos. La promesa es que al colocarlas se derrite cierta cantidad de grasa. A pesar de lo que se dice, no existe evidencia científica alguna que documente que son eficaces.
Parches dietéticos: se dice que liberan sustancias que inhiben el apetito, pero su seguridad y efectividad no han sido probadas. 
Bloqueadores de grasa: pretenden absorber la grasa evitando que se digiera.
Píldoras dietéticas magnéticas: supuestamente promueven la expulsión de grasa del cuerpo, pero existe poca evidencia científica que apoye su efectividad.
Anteojos supresores del apetito: están provistos de vidrios de color, los cuales pretenden proyectar a los alimentos poco apetitosos para reducir el hambre; no hay evidencia de que funcionen.
Aretes mágicos: se dice que estimulan los puntos acupunturistas que controlan el apetito, pero no se ha comprobado que sean eficaces.


¡No juegues con tu salud!
Para perder peso, lo mejor es que consultes con tu médico. Pregúntale antes de comenzar a tomarte algún producto, y mantente alejado de aquellas pastillas o artículos que te prometen bajar de peso en poco tiempo y sin esfuerzo alguno. No permitas que te engañen. Recuerda que las únicas maneras conocidas y aprobadas para mantener un peso saludable son practicar ejercicio y llevar una dieta sana y equilibrada. Además, toma en cuenta que la pérdida de grasa corporal debe ser por salud y no por apariencia física, de esta manera evitarás visitar lugares que prometen situaciones muy peligrosas para reducir tallas.

 

Referencia informativa: www.saludymedicinas.com.mx; www.issste.gob.mx; www.alimentacion-sana.com.ar; www.obesidad.net; www.midieta.com; www.elmundo.es; www.paraqueestesbien.com; www-ni.laprensa.com.ni
Departamento de Comunicación y Contenido; TodoEnSalud.org



Site Map | © 2010 - 2013 Hablemos de Salud | Diseño por Creative Technologies S.A. de C.V.