Aneurismas

Aneurismas

Un aneurisma es una protrusión (dilatación) en la pared de una arteria, por lo general, la aorta.

La dilatación se produce generalmente en una zona débil de la pared. Aunque los aneurismas pueden desarrollarse en cualquier punto de la aorta, las tres cuartas partes aparecen en el segmento que recorre el abdomen. Los aneurismas son protuberancias en forma de bolsa (saculares) o en forma de huso (fusiformes); este último es el más frecuente.

Los aneurismas aórticos son una consecuencia de la arteriosclerosis, que debilita la pared de la aorta hasta que la presión dentro de la arteria provoca la protrusión hacia fuera. Con frecuencia en el aneurisma se desarrolla un coágulo sanguíneo (trombo) que puede crecer a lo largo de su pared. La presión arterial elevada y el hábito de fumar aumentan el riesgo de formación de aneurismas.

Así mismo, los traumatismos, las enfermedades inflamatorias de la aorta, las enfermedades congénitas del tejido conectivo (como el síndrome de Marfan) y la sífilis son trastornos que predisponen a la formación de aneurismas. En el síndrome de Marfan, el aneurisma suele desarrollarse en la aorta ascendente (el segmento que sale directamente del corazón).

Los aneurismas también pueden desarrollarse en otras arterias además de la aorta. Muchos son el resultado de una debilidad congénita o de la arteriosclerosis; otros son consecuencia de heridas por arma blanca o por armas de fuego, así como de infecciones bacterianas o fúngicas (por hongos) en la pared arterial.

La infección suele iniciarse en cualquier parte del organismo, por lo general, en una válvula cardíaca. Los aneurismas infecciosos de las arterias que van al cerebro son particularmente peligrosos, por lo que es necesario empezar el tratamiento lo antes posible. Dicho tratamiento a menudo requiere una reparación quirúrgica, la cual conlleva un riesgo elevado.

Aneurismas de la aorta abdominal

Aneurismas de la aorta abdominal

Los aneurismas en el segmento de la aorta que recorre el abdomen tienden a aparecer en una misma familia. En muchas ocasiones, aparecen en personas con hipertensión. Tales aneurismas con frecuencia miden más de 7 centímetros y pueden romperse (el diámetro normal de la aorta es de 1,7 a 2,5 cm).

Síntomas

Una persona con un aneurisma de la aorta abdominal a menudo percibe una especie de pulsación en el abdomen. El aneurisma puede causar un dolor profundo y penetrante principalmente en la espalda. El dolor puede ser intenso y habitualmente es constante, aunque los cambios de posición pueden proporcionar algún alivio.

La primera señal de una rotura es generalmente un dolor intenso en la parte inferior del abdomen y en la espalda, así como dolor en repuesta a la presión de la zona que está por encima del aneurisma. Si se produce una hemorragia interna grave, el cuadro puede evolucionar rápidamente hacia un shock. La rotura de un aneurisma abdominal suele ser mortal.

Diagnóstico

El dolor es un síntoma de diagnóstico muy útil pero que aparece tardíamente. Sin embargo, en muchos casos los aneurismas son asintomáticos y se diagnostican por casualidad durante una exploración física sistemática o cuando se practican radiografías por alguna otra razón. El médico puede apreciar la existencia de una masa pulsátil en medio del abdomen.

Los aneurismas que crecen con rapidez y que están a punto de romperse duelen espontáneamente o cuando son presionados durante una exploración del abdomen. En las personas obesas, puede que incluso no se detecten os aneurismas de gran tamaño.

Para el diagnóstico de los aneurismas pueden emplearse varias exploraciones. Una radiografía del abdomen puede mostrar un aneurisma con depósitos de calcio en su pared. Generalmente, una ecografía permite establecer claramente su tamaño.

La tomografía computadorizada (TC), en especial después de haber inyectado un producto de contraste por vía intravenosa, es aún más exacta en la determinación del tamaño y la forma de un aneurisma, pero es una prueba más costosa. La resonancia magnética (RM) es también muy precisa, pero más costosa que la ecografía y raramente se hace necesaria.

Tratamiento

A menos que el aneurisma se esté rompiendo, el tratamiento depende de su tamaño. Un aneurisma menor de 5 cm de ancho raramente se rompe, pero si mide más de 5 cm, la rotura es mucho más probable. Por consiguiente, habitualmente el médico recomienda la intervención quirúrgica para los aneurismas mayores de 5 cm de ancho, a menos que conlleve demasiado riesgo por otros motivos médicos.

La operación consiste en colocar un injerto sintético para reparar el aneurisma. El índice de mortalidad para este tipo de cirugía es aproximadamente del 2 por ciento.

La rotura o la amenaza de rotura de un aneurisma abdominal exige una cirugía de urgencia. El riesgo de muerte durante la intervención quirúrgica de una rotura de aneurisma es de alrededor del 50 por ciento. Cuando un aneurisma se rompe, los riñones pueden resultar lesionados al interrumpirse el suministro de sangre o debido al shock ocasionado por la hemorragia.

Si se produce una insuficiencia renal después de la operación, las probabilidades de supervivencia son muy escasas. Si no se trata, la rotura de un aneurisma es siempre mortal.

Aneurismas de la aorta torácica

Aneurismas de la aorta torácica

Los aneurismas en el segmento de la aorta que recorre el tórax representan una cuarta parte de todos los casos de aneurismas aórticos. En una forma particularmente frecuente de aneurisma de la aorta torácica, la aorta se dilata a partir del punto donde sale del corazón.

Esta dilatación causa un mal funcionamiento de la válvula que se encuentra entre el corazón y la aorta (válvula aórtica), permitiendo que la sangre retroceda hacia el corazón cuando la válvula se cierra. Alrededor del 50 por ciento de las personas con este problema tiene el síndrome de Marfan o una variante del mismo. En el 50 por ciento restante, no se encuentra una causa evidente, aunque con frecuencia estas personas tienen una presión arterial alta (hipertensión).

Síntomas

Los aneurismas de la aorta torácica pueden llegar a ser muy voluminosos sin causar síntomas. Los síntomas son el resultado de la presión que la aorta dilatada ejerce contra las estructuras vecinas.

Los síntomas típicos son dolor (por lo general en la parte superior de la espalda), tos y sibilancias. La persona afectada puede toser con sangre debido a la presión o a la erosión de la tráquea (conducto que lleva el aire a los pulmones) o de las vías respiratorias vecinas. La presión sobre el esófago, el conducto que lleva los alimentos al estómago, puede dificultar la deglución.

Puede producir ronquera si se comprime el nervio de la caja de la voz (laringe). También puede aparecer un conjunto de síntomas (síndrome de Horner) que consisten en la contracción de una pupila, párpado caído y sudación en un lado de la cara. Las radiografías de tórax pueden revelar una desviación de la tráquea. Por último, la presencia de pulsaciones anómalas en la pared del tórax puede ser también indicativa de un aneurisma aórtico torácico.

Cuando se produce la rotura de un aneurisma aórtico torácico, habitualmente al principio aparece un dolor intensísimo en la parte superior de la espalda. Se puede irradiar por la espalda hacia abajo y hacia el interior del abdomen a medida que la rotura progresa.

El dolor también se percibe en el pecho y en los brazos, simulando un ataque cardíaco (infarto de miocardio). El cuadro evoluciona rápidamente hacia el shock y se puede producir la muerte por la pérdida de sangre.

Diagnóstico

El médico puede diagnosticar un aneurisma de la aorta torácica a partir de sus síntomas o puede descubrir el aneurisma por casualidad durante una exploración. Una radiografía de tórax realizada por otro motivo puede revelar la presencia de un aneurisma.

La tomografía computadorizada (TC), la resonancia magnética (RM) o la ecografía transesofágica se utilizan para determinar el tamaño exacto del aneurisma. La aortografía (unas radiografías que se realizan tras inyectar un producto de contraste que permite ver la silueta del aneurisma) generalmente se utiliza para determinar el tipo de cirugía que se debe realizar en caso de que ésta se haga necesaria.

Tratamiento

Si el aneurisma de la aorta torácica es de 7,5 cm de ancho o mayor, habitualmente se practica una reparación quirúrgica mediante un injerto sintético. Dado que la rotura del aneurisma es más probable en las personas con un síndrome de Marfan, en estos casos suele aconsejarse reparar quirúrgicamente incluso los aneurismas más pequeños.

El riesgo de muerte durante la reparación de los aneurismas torácicos es elevado (alrededor del 10 al 15 por ciento). En consecuencia, suelen administrarse fármacos como betabloqueadores para reducir la frecuencia cardíaca y la presión arterial y disminuir así el riesgo de rotura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. INFORMACIÓN