Fracturas

Fracturas

Los primeros auxilios en casos de fracturas de huesos consisten principalmente en evitar mayor daño u otra fractura.

Hay dos tipos de fracturas

tipos de fracturas

Cerrada - Cuando el hueso está fracturado pero la piel está intacta

Abierta (compuesta) - Fractura del hueso con perforación de la piel por los fragmentos.

Debe sospecharse la presencia de una fractura en caso de que la forma del miembro afectado haya perdido su apariencia o forma natural.

Llame al médico o lleve al paciente a un hospital, después de que la parte afectada ha sido inmovilizada.

No mueva a la víctima hasta que se haya inmovilizado la fractura a no ser que el paciente este en peligro inminente.

En caso de fractura cerrada

En caso de fractura cerrada

  • Trate de restablecer el brazo o pierna fracturada a su posición natural sin causar dolor o molestia al paciente.
  • Aplique el entablillado. El largo de las tablillas debe ser tal, que sobrepase la articulación por encima y debajo de la fractura. Puede usarse cualquier material con tal que sea firme: una tabla o lámina ancha de metal.
  • Pueden usarse también periódicos enrollados o revistas gruesas.
  • Use pedazos de trapo u otro material suave para ponerlo entre el miembro fracturado y la tablilla.
  • Mantenga el entablillado en su sitio con la ayuda de una venda o pedazo de tela alrededor, cuando menos en tres partes a lo largo del entablillado:
  • Uno por encima de la articulación.
  • Otro por debajo.
  • Otro por encima y por debajo de la fractura.
  • Fracturas de los dedos de las manos y brazos pueden mantenerse firmes poniendo la mano o brazo fracturado sobre una almohada y usando unas cuantas vendas o trapos largos.

En caso de fractura abierta

En caso de fractura abierta

  • Aplique un vendaje alrededor de la herida para controlar el sangrado. Puede usar también un pañuelo, gasa o un pedazo de trapo limpio sobre la herida.
  • Presione firmemente para contener la hemorragia.
  • En caso que no tenga nada a su alcance ponga sus manos sobre la herida presionando ligeramente para controlar el sangrado.
  • Sostenga firmemente la gasa o apósito sobre la herida y asegurelo con una venda, pañuelo, o corbata.
  • Mantenga a la víctima en posición acostada.
  • Aplique el entablillado en la forma como se explica en el tratamiento de fracturas.

No trate de estirar la pierna o brazo fracturado para volverlo a su posición natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir