Los beneficios y riegos de los lentes de contacto

Los beneficios y riegos de los lentes de contacto

La mayoría de las personas que usan lentes de contacto se han cansado de tener que usar anteojos. Y es que aquellos brindan algunos beneficios prácticos; por ejemplo, los anteojos no resultan adecuados en todas las condiciones climáticas. Una persona que use lentes de contacto y quede atrapada en una tormenta la pasará mejor que una que lleve anteojos. Los lentes de contacto no se empañan y, por otro lado, según parecen sugerir algunos estudios, usar lentes de contacto duros podría retrasar la progresión de la miopía (visión corta).

Los lentes de contacto pueden ser ligeramente más económicos que unos anteojos de calidad similar, especialmente en el caso de una persona cuya graduación sea inestable. Los oftalmólogos suelen acceder a que los lentes de contacto no utilizados se cambien por otros con una graduación diferente, sin costo adicional. En cambio, una modificación en la graduación de unos anteojos siempre requiere la compra de nuevas lentes y, a menudo, de un nuevo armazón.

Las personas que usan lentes de contacto suelen gozar de una mejor visión periférica y percepción de profundidad que las que usan anteojos. Por este motivo, aunado al hecho de que en condiciones dinámicas los lentes de contacto suelen permanecer en su lugar con mayor facilidad que los anteojos, los oftalmólogos especializados suelen recomendar los de contacto a los deportistas como mejor opción.

Muchas personas optan por los lentes de contacto debido a preferencias estéticas, pues es común que sientan que los anteojos ocultan la belleza de sus ojos. Además, existe un desafortunado estigma social que suele asociarse a las personas que utilizan anteojos.

Desechables

Son lentes de contacto que se pueden tirar a la basura después de cada uso o después de un uso programado corto, que va de una a dos semanas. Son fabulosos para las personas cuyo estilo de vida les dificulta mantener una rutina de cuidado y limpieza de sus lentes de contacto.

Colores

Los lentes de contacto están disponibles en una variedad de colores e intensidades de color diferentes. Usted puede optar por usar lentes de contacto de colores diariamente o sólo en ocasiones especiales. Puede usar los lentes de contacto para cambiar el color de sus ojos incluso si no necesita corrección de la vista. Para hacer esto, usted necesitará un examen común de la visión con lentes de contacto y una consulta con el oftalmólogo, así como instrucciones de cuidado y limpieza, tal y como lo requeriría de necesitarlos para corregir sus problemas de visión.

Exámenes

El primer paso para obtener lentes de contacto es consultar al oftalmólogo; él o ella le practicará un examen de la vista diseñado para determinar la clase de lentes apropiados para sus ojos. El examen de la visión para lentes de contacto incluye más pruebas y mediciones que un examen normal, cómo una revisión interna y externa de sus ojos y una prueba de glaucoma. La receta que le expidan puede servir tanto para lentes de contacto como para anteojos si usted decide, como muchas otras personas, tener la opción de usar anteojos cuando no esté usando sus lentes de contacto.

Sólo recuerde que la receta obtenida en un examen común de la vista no se puede usar para lentes de contacto.

Sus alternativas

Una vez que se haya realizado el examen, usted podrá explorar las opciones para usuarios de lentes de contacto. He aquí algunas observaciones:

¿Cuál es su receta? Si usted es miope, hipermétrope, necesita bifocales o tiene astigmatismo, probablemente le convenga usar lentes de contacto.

¿Qué deporte practica? Los lentes de contacto añaden disfrute, inclusive un mejor desempeño, a una cierta cantidad de deportes. Asegúrese de preguntarle al oftalmólogo acerca de las precauciones que debe tomar para estar seguro al practicar el deporte de su preferencia mientras esté usando los lentes de contacto.

¿Cuáles son sus riesgos? Si usted sufre de alergias, realiza actividades peligrosas en el trabajo, sufre de diabetes, ojos secos o infecciones persistentes de los ojos, probablemente los lentes de contacto no sean apropiados para usted. Su oftalmólogo le ayudará a tomar una decisión.

De uso prolongado

Tal como sugiere su nombre, estos lentes de contacto se pueden emplear ya sea de un día para otro o hasta por una semana.

Permeables al gas

Los lentes permeables al gas están diseñados para fórmulas muy especializadas; si tiene interés en esta opción, pregunte a su oftalmólogo si son los indicados para usted.

Problemas específicos de la vista

Los beneficios y riegos de los lentes de contacto

Hace años, las personas que sufrían astigmatismo se encontraban imposibilitadas de disfrutar los beneficios de comodidad y apariencia de los lentes de contacto. En la actualidad, hay lentes de contacto para corregir el astigmatismo.

Elegir sus lentes de contacto. Si usted y su doctor deciden optar por lentes de contacto, podrá explorar todas las opciones disponibles en la actualidad, elegir el tipo de lente adecuado y los colores según su receta y su estilo de vida.

El cuidado de sus lentes de contacto. Cuando usted compre lentes de contacto le mostrarán cómo cuidarlos de manera que los proteja y optimice su desempeño, al tiempo que salvaguarda la salud de sus ojos y su visión. Esto incluye una explicación acerca de los productos que requiere para limpiarlos y humectarlos, así como la forma en que se emplean.

Los trastornos más comunes

De los muchos trastornos visuales diagnosticados, los más habituales son astigmatismo, miopía, hipermetropía y presbicia. En los tres primeros se ha encontrado un factor hereditario, y no existe método de prevención alguno.

Los síntomas incluyen visión borrosa, agotamiento visual y dolor de cabeza. En muchas ocasiones estas molestias desaparecen con el uso de los lentes de contacto o los anteojos.

Los errores de refracción se pueden corregir con lentes de cristal o de plástico montados en un armazón, o bien, mediante lentes de contacto. Para la mayoría de las personas la elección es una cuestión de estética, de conveniencia y comodidad.

Muchas personas creen que los lentes de contacto son más atractivos (elegantes) que los de armazón, y que además con los primeros la visión es más natural. Sin embargo, los lentes de contacto requieren más cuidado que los de armazón, pueden dañar el ojo y en algunos casos pueden no llegar a corregir la visión de manera tan adecuada como los anteojos. Los ancianos y las personas con artritis pueden tener dificultades para manipular los lentes de contacto y colocarlos en los ojos.

Presbicia

Si usted es mayor de 40 años de edad puede tener ciertos problemas para enfocar los objetos cercanos. Esta es una condición ocular conocida como presbicia, y hasta hace poco la única manera de tratarla era mediante anteojos bifocales o con un lente de contacto para ver de cerca y otro para ver de lejos. En 1999 surgió una tecnología que combina ambas fórmulas en un solo lente. Los lentes de contacto bifocales están disponibles en materiales suaves y permeables al gas, e incluso con un régimen de uso de lentes desechables o de reemplazo.

Materiales sorprendentes

Los lentes de contacto duros están hechos de fino plástico rígido. Hay lentes permeables al aire, hechos de silicón y otros compuestos; son rígidos, pero permiten que el oxígeno llegue mejor a la conjuntiva. Los lentes de contacto blandos hidrófilos, hechos de plástico flexible, son más grandes y cubren la totalidad de la conjuntiva. Los lentes más blandos no hidrófilos están hechos de silicón.

En general, los ancianos consideran que los lentes blandos son más fáciles de manipular porque son más grandes. También tienen menos probabilidades que los lentes rígidos de salirse o de atrapar el polvo y otras partículas debajo de ellos. Además, los lentes de contacto blandos resultan generalmente cómodos desde la primera vez que se usan. Sin embargo, requieren un cuidado escrupuloso.

En general, es necesario usar el primer par de lentes de contacto rígidos durante una semana antes de sentirse a gusto con ellos durante un periodo prolongado. Los lentes se van usando durante un número gradualmente mayor de horas al día. A pesar de que pueden resultar incómodos al principio, no deberían provocar dolor. El dolor indica que se han colocado de manera incorrecta.

Desventajas

El uso de cualquier clase de lentes de contacto acarrea un riesgo de sufrir graves y dolorosas complicaciones, como úlceras de córnea provocadas por una infección, que pueden acabar en una pérdida de la visión. Desde luego, los riesgos son mucho menores si se siguen las instrucciones del fabricante y el oftalmólogo… y se usa el sentido común.

Todos los lentes de contacto de uso frecuente deben ser esterilizados y desinfectados; la limpieza con enzimas no puede sustituir la esterilización y la desinfección. El riesgo de sufrir infecciones graves aumenta al limpiar los lentes de contacto con una solución salina casera, con saliva o con agua del grifo o destilada, así como al nadar con ellos puestos. No es recomendable dormir con los lentes de contacto blandos (sean de uso diario, prolongado o desechables) por la noche, a menos que exista una razón especial para hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. INFORMACIÓN