Afecciones de garganta

Afecciones de garganta

Apósito de requesón

Se diluye el requesón en un poco de suero hasta formar una papilla espesa. Se unta una capa del grosor de un dedo sobre un paño y se aplica en el lugar afectado. Se envuelve todo con un paño seco y encima se coloca un paño caliente.

El apósito de requesón debe dejarse actuar durante una hora aproximadamente y luego retirarlo. En la piel queda una masa amarillenta, quebradiza, que es preciso eliminar. El requesón absorbe las sustancias venenosas del cuerpo.

Apósito para el cuello

En caso de dolor de garganta o inflamación de los ganglios linfáticos, se envuelve el cuello con un paño húmedo y después con uno de lana caliente. A continuación el paciente debe descansar echado durante una o dos horas.

Agrimonia

En una taza se echa una cucharadita colmada de agrimonia, se añade agua hirviendo, se deja reposar medio minuto y se cuela. Con la infusión resultante se hacen gárgaras dos veces al día, por la mañana y por la noche.

Salvia

En una taza se echa una cucharadita colmada de salvia, se añade agua hirviendo, se deja reposar medio minuto y se cuela. Con la infusión resultante se hacen gárgaras por la mañana y por la noche. Además de gargarizar, se puede empapar en la infusión una torunda de algodón suficientemente grande y aplicarla sobre la zona dolorida de la garganta.

Nogal

Se añade agua hirviendo a una cucharadita colmada de hojas de nogal finamente troceadas, se deja reposar medio minuto y se cuela. Con la infusión resultante se hacen gárgaras por la mañana y por la noche.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. INFORMACIÓN